Translate this
Webpage




 


Products for YOUR Health, Wealth and Empowerment!



Prosperidad 2

La Manifestación de la Conciencia de Prosperidad en el Planeta Tierra

1ª Parte

Por ZaKaiRan

 

Traducción: Paloma Fernández Fernández. artesyoficios@arnet.com.ar


Este artículo es una denuncia directa de las energías de la 4ª dimensión que suelen predominar en la conciencia de la mayoría de la humanidad y del mundo de las finanzas. Nada de lo aquí expuesto pretende establecer juicio alguno, sino que meramente se trata de una exposición y revelación de la verdad. Aquí la trampa está en ser capturado por la matrix, en pensar que algo de esto es real. Nuestro trabajo consiste en adoptar el punto de vista de las águilas acerca de este trance planetario y elevarnos sobre él, por encima de esta conciencia de enemistad/separación propia de la 4ª dimensión, hasta una percepción superior de la Conciencia de Unidad/Crística; una percepción de la 5ª dimensión con el conocimiento de que todo está en orden divino, de que el victimismo es una ilusión y que cada quien está al cuidado de su Presencia Divina.

La clave de esta percepción de la Conciencia Crística es el corazón. Cuando se puede ver con el corazón, se ve la perfección divina en todo, sin caer en ninguna de las trampas del victimismo o del juicio. A través del corazón se recobra el poder interior y se descubre que nada se manifiesta exteriormente sin que antes se haya iniciado en el interior. Por lo tanto, la clave de su prosperidad no está en lo que consigan en el mundo externo, sino en lo que logren en su interior.

Brindo este artículo en Prosperidad Divina, Cooperación y Unidad.

¡Bendiciones del Cristo!

ZaKaiRan

Por favor consulten mi primer artículo acerca de la prosperidad (en inglés) en:
http://www.zakairan.com/Prosperity%201.htm

Libre Comercio

En la actualidad, la Humanidad está siendo introducida en una variedad de sistemas alternativos de intercambio y comercio generadores de prosperidad que funcionan al margen del sistema habitual de codicia, tributación y beneficio (conciencia de carencia). Un buen ejemplo es el de intercambio directo mediante el uso de vales de trueque, como en el sistema australiano y japonés LETS (Local Energy Transfer System, Sistema Local de Transferencia de Energía) o el canadiense Dólar de Toronto. Hay otros ejemplos como los Programas de Donación del Comercio Multinivel (MLM). El Comercio Multinivel es probablemente lo más parecido a la conciencia de prosperidad que podemos tener en el planeta tierra.

Junto con esta nueva orientación hacia la prosperidad y el mercado libre, se encuentra la reintroducción de tecnologías y sistemas de libre energía que fueron silenciados por los adictos al poder. También está ganando apoyo mundial la Banca de Inversión Ética Sin Interés, que ha demostrado ser mucho más estable y provechosa que las inversiones orientadas a la avaricia antiética (al final de este artículo hay enlaces a sitios de internet de sistemas de trueque, finanzas y banca ética).

Siempre he estado interesado en estos sistemas orientados hacia la prosperidad, las finanzas alternativas y oportunidades de negocios, porque sé que han sido diseñados con el propósito directo de alterar la realidad perceptual con respecto a la conciencia de carencia tanto a nivel personal como planetario. El éxito de estos sistemas y la manifestación de la prosperidad general en el planeta tierra están directamente ligados a la aceptación, por parte de todos, como seres santos, de su derecho divino a la abundancia y la prosperidad, a la liberación de la conciencia de carencia e indignidad de su realidad perceptual y a la asunción de que toda la humanidad es merecedora y tiene derecho a la abundancia total.

Ahora es el momento oportuno, gracias a la acelerada vibración planetaria que hemos creado, a las influencias cósmicas y a la ayuda espiritual, para crear verdadera prosperidad y abundancia en nuestras vidas, para el planeta tierra y la humanidad en general. Esto será cada vez más fácil a medida que la humanidad se despierte y se aproxime a su Divinidad y empiecen a verse los unos a los otros como hermanos y hermanas.

Durante años he explorado la prosperidad en mí mismo y he librado a mi consciente y a mi subconsciente de innumerables programas y percepciones, ayudando a las extensiones de mi alma, aspectos y linaje genético a liberar y sanar la falta de autoestima, la carencia, la pobreza y los programas espiritualmente relacionados que se asocian a dichas ilusiones, que se manifiestan como tristeza, vergüenza, ignorancia y competitividad. Me he implicado en programas de subsidios, comercio multinivel, donaciones, diezmo y servicio divino, a fin de generar el cambio de mi percepción y de mi consciencia y crear más abundancia en mi vida y en el planeta (de manera similar al MLM, en cuanto a que cada uno mantiene a todos los demás, si cada habitante del planeta tierra donase aunque sólo fuera un poquito para la salud y el bienestar del colectivo, todos los seres que tienen menos que nosotros podrían ser asistidos de manera considerable).

En mi exploración de este paradigma de liberación de la conciencia de carencia/falta de autoestima, aceptación de la prosperidad e interacción con otros, con respecto a esto he escuchado muchas respuestas, incluyendo una “espiritual” de mis favoritas: “En el nuevo mundo no hay dinero alguno, por eso no me interesa hacer esas cosas”. Por supuesto, puedo valorar este argumento, puedo entenderlo, hasta podría creerlo si la gente que dice eso viviese en algún lugar perdido en el monte, completamente aislada de la sociedad normal y, por lo tanto, sin ninguna relación con el dinero y sin intercambiarlo con nadie por nada. Pero no es así, siguen trabajando en sus empleos, capitalizando sus pensiones, proporcionando servicios por dinero y elaborando los bienes que necesitan para su supervivencia y su bienestar, de manera que esta declaración de idealismo “espiritual” no es más que una reacción de resistencia de su conciencia de carencia, que se pone de manifiesto al ser evocada.

De alguna manera, están intentando desconectarse de todo el sistema para producir algún tipo de cambio lo cual, en principio, suena bien, pero no es práctico. Todavía estamos transitando hacia ese nuevo mundo que obviamente todavía no se ha manifestado por completo en sentido físico. Todavía intercambiamos dinero por los bienes que necesitamos y recibimos dinero por los servicios que proporcionamos. Y necesitamos dinero para cuidarnos y cumplir con nuestras misiones.

Las personas que me dicen eso han perdido totalmente el sentido de estos sistemas; los mismos fueron diseñados para producir una alteración de la conciencia que nos lleve a un punto a partir del cual ya no necesitemos seguir intercambiando dinero, porque dejaremos de jugar al merecimiento y todo y todos serán respetados como parte de la totalidad de Todo Lo Que Es. Y todos harán precisamente lo que les haga felices. Y todo lo que necesitemos simplemente afluirá a nosotros de manera natural, para apoyar nuestras misiones. Fueron diseñados para que el flujo sea continuo, lo cual es la verdadera prosperidad, y no esos altibajos de los patrones que oscilan entre la voracidad y la recesión de la economía actual, que cuenta con ese modelo de carencia y “prosperidad” para generar riqueza para unos pocos. Cuando funcionen en ese nivel de aceptación, todos tendrán siempre exactamente lo precisen porque habrán aceptado la abundancia como su derecho natural y su modo de vida. Y también porque cada uno apoyará de modo natural a los demás para que tengan una abundancia total, prosperidad y éxito. Entonces habrá muy poca o ninguna necesidad de intercambiar dinero.

Y aunque tanto la prosperidad como la conciencia de carencia sean ilusiones, algunas personas prefieren con mucho la prosperidad. Y todavía estamos metidos en un consenso societario, que se superpone a la realidad, cuya orientación primaria es la carencia, no la prosperidad, una realidad que intercambia dinero debido a dicha orientación, pero también por razones prácticas. Y antes, sobre esa realidad, está el consenso de la conciencia de masas en el que ya no existe la carencia, pero hay que hacer ciertas cosas para que se manifieste esta anhelada ilusión en nuestra conciencia personal y colectiva.

Programas de Donación y Comercio Multinivel (MLM)

Los Programas de Donaciones o juegos de dinero, como me gusta llamarlos, se juegan entre amigos para generar abundancia, añadiendo personas nuevas por debajo de uno, en una cascada ascendente de abundancia. Estoy seguro que habrán recibido corros de amigos para que jueguen a esto. La carta cadena tradicional fue la precursora de estos juegos, y muchas personas han hecho grandes sumas de dinero gracias a ellos (un amigo mío hizo con uno más de 10.000 dólares). Las nuevas versiones se basan en la red. Otros juegos han resurgido a través de los años con un éxito desigual. Pero son lo suficientemente interesantes para que sigan existiendo pese a la oposición que despiertan y las solicitudes para que se los “ilegalice”. ¿Por qué creen que pasa eso? Se debe a que hay personas que no quieren que las autoridades externas les digan lo que pueden y no pueden hacer con su dinero. Y a que estas personas ya no están interesadas en la carencia ni en el sistema financiero actualmente preponderante, orientado hacia el control.

Estos Programas de Donaciones tendrán éxito mientras haya un flujo continuo de nuevas personas que se les unan. Pero, por otra parte, frecuentemente el juego muere, no porque falte gente en el planeta, ni porque el sistema tenga defectos, ni porque sea ilegal o inmoral, sino porque faltan personas que estén dispuestas a aceptar que la abundancia es un derecho emanado de Dios. Personas que estén dispuestas a aceptar la prosperidad como su realidad preferida. Personas a las que ya no les interese entregar su dinero a la fábrica empresarial de esclavos. Se debe a que hay personas que siguen sus miedos y a la propaganda que propalan los medios controlados por las compañías y organizaciones de comercio “justo”, que deberían vigilar las verdaderas prácticas comerciales injustas que se perpetran recurrentemente a diario a manos de empresas, gobiernos, bancos, etc.

Las personas que han sufrido el lavado de su cerebro por parte de la matrix financiera y las espiritualmente idealistas que están negando su conciencia de carencia, dirán que estos juegos de dinero, o incluso el comercio multinivel, son ilegales, inmorales o injustos. Muchos están aprisionados por sus votos espirituales de pobreza y renuncia, y dominados por sus creencias y modelos acerca de que hay algo inherentemente erróneo o “malo” en el dinero. Creencias como: “Ser rico no es espiritual”; “el poder corrompe”; “es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja que un rico entre en el reino de los cielos”; “es mejor dar que recibir”, etc. Creencias, modelos e ilusiones que deben liberar para que perciban la verdadera conciencia de prosperidad.

Pero esto no tiene nada de deshonesto ni de injusto, mientras estén claros todos los detalles acerca de lo que se puede y no se puede hacer. Por supuesto que regalar dinero a la gente no tiene nada de deshonesto, que es lo que estamos haciendo. Tenemos derecho a hacerlo mientras pongamos nuestro dinero, ganado “con el sudor de nuestra frente” (en la esperanza de dejar de ganarlo con el sudor de nuestra frente). Y muchas personas se resisten a dar dinero, de manera similar a la falta de capacidad que tienen para recibirlo. Tenemos que estar tan dispuestos a dar como a recibir, en eso consiste el equilibrio, y sin él obtenemos lo que suele haber en la tierra. Regalar dinero a la gente, sabiendo que se está contribuyendo a su libertad financiera, es una dulce sensación. Y es igual de divino dar que recibir.

Es un rompecabezas, pero no me sorprende que haya gente que me exprese apasionadamente su enojo y disgusto hacia mí u otras personas que se están introduciendo en programas de donación o incluso en el Mercado Multinivel, especialmente porque entiendo que estamos ofreciéndoles abundancia. Pero, por desgracia, se ha robado de innumerables maneras a muchas personas, y esa tendencia avanza, especialmente en el mundo virtual. Pero gracias a nuestra guía interna, podemos usar nuestro discernimiento e implicarnos en proyectos que nos beneficien de hecho no sólo a nosotros mismos sino a todos. Pero muchas personas aún carecen de este discernimiento, por lo cual, para protegerse, no se arriesgan a gastar ningún dinero o tiempo en nada que se salga de la norma. Quizás en sus cabezas, en las que viven dentro de sus burbujas de supervivencia, creen que, si siguen las reglas del monopoly, que fueron dictadas por el “hermano mayor”, estarán a salvo, cuidados y protegidos. O, en el peor de los casos, al menos no serán molestados o encarcelados por no seguir las reglas. O se considerará que son buenos porque “están haciendo lo correcto”. Otro patrón que pone a prueba sus méritos.

Pero, correcto ¿para quién? ¿para Dios? A Dios no le interesa lo que hagan con su dinero. No le importa a nadie en todo el universo. Sólo es un juego, y todos los de las dimensiones superiores lo saben. No importa, sólo importa lo que hagan por su propio desarrollo o la falta del él con el amor incondicional, la separación y la negación. Eso es lo único que en realidad les afecta. Karma instantáneo. Sus intenciones crean una realidad de amor, inclusión, cooperación y prosperidad, u otra de exclusión, carencia, competitividad y separación, tan sencillo como eso. La fantasía que propaga la matrix del dinero es la promesa de riquezas, el “sueño dorado”. Y si yo juego bien mis cartas y vendo descaradamente mi alma, dejaré asentado que merezco recibir riquezas. O bien si no lo hago, y actúo de manera justa, seré retribuido recibiendo de alguna forma la gracia de Dios. Ambas percepciones de la realidad provienen de la carencia y se basan en una ilusión; son una estrategia para demostrarle a la humanidad o a Dios mi merecimiento. Por lo tanto, se me cuidará porque soy bueno. Pero ambas cosas son ilusiones, las dos son mentira. A Dios no le interesa jugar a esto, pero a los HU-manos (divi-manos) sí les gusta mucho hacerlo y, mientras tengas algo que ofrecer a los demás miembros del club, tienes buenas posibilidades de recibir riquezas. Es decir, mientras puedas seguir vendiendo tu alma y rascándoles la espalda a los demás. Pero en cuanto te canses de ese juego tan aburrido y empieces a aflojar, te echarán del club amenazando el flujo de tu éxito e incluso tu supervivencia. Te arrojarán a la caverna para que te coman los dinosaurios.

Obviamente, el sistema financiero y de negocios (neg-ocio) actual, no está alineado con la verdadera prosperidad. Este sistema no está diseñado para la prosperidad, sino para la carencia. Fue diseñado para que algunos tengan más riqueza a costa del hambre de otros.

Tal vez los escépticos opinen que los juegos de dinero y el MLM son “esquemas piramidales” y que “tarde o temprano, la gente de la parte de abajo pierde”, etc. Bien, ya sabemos porqué pasa eso. Pero no tienen problema en absoluto para apoyar el mayor esquema piramidal del planeta: la estructura empresarial de negocios, en la cual solo los ejecutivos, altos directivos y especuladores obtienen parte del dinero, mientras todos los demás a duras penas ganan lo suficiente para sobrevivir o no ganan nada. Los de abajo están haciendo todo el trabajo para que triunfen sus amos (y ustedes que pensaban que la esclavitud había sido abolida hace siglos…).

¿Les suena? Se parece bastante a la verdadera razón por la que hay personas que rechazan de entrada participar en juegos de dinero o incluso en el Comercio Multinivel. Hmmmm, es muy sospechoso. Pero, a diferencia de la estructura esclavista empresarial, los juegos de dinero y el MLM no están diseñados de esa manera. En los juegos de dinero hay una estructura a partir de la cual, cuando se alcanza la cima y te pagan los nuevos participantes, te sales del juego (o automáticamente se te pone al final de la fila). Por tanto, todos progresan a medida que transcurre el tiempo. Y en ese punto se puede optar por tomar el dinero que se ha recibido y volver a jugar, apoyando a la gente que apadrinaste, o que ellos te apadrinen.

Y en el MLM, todos tienen una oportunidad similar de construir su propia “empresa”, y de que sus ingresos se perpetúen hasta el infinito. Y, de manera similar, cuando obtienes el mínimo de apadrinados que se te exige para crear un equipo sólido, con las personas que adicionalmente metas en el sistema te colocas por debajo de tus compañeros de equipo para ayudarlos. Esta es la modalidad de negocio más solidaria que existe en la actualidad.

Otra de mis excusas favoritas es la de que, “todos estos juegos son picaresca”. La verdad es que los sistemas de “comercio” que controlan las empresas, el trabajo y el consumismo que hay hoy en día son la ‘verdadera’ picaresca (Gracias, Kuthumi). Están reaccionando como si quisieran robarles. No se preocupen por esas personas, sencillamente están sufriendo por sus experiencias pasadas y vidas en las que les han robado y en las que han entregado su poder. Son vidas y experiencias que todavía no han aclarado o perdonado. Y están cayendo en los viejos patrones de la ilusión de ser víctimas. Como si ellos no hubiesen manifestado esas experiencias. Como si no fuesen responsables de sus manifestaciones, incluso de las no deseadas.

Lo que cuenta es que se les está intentando ayudar, pero algunos no lo reconocen porque inconscientemente no quieren que se les ayude. Algunos prefieren su conciencia de víctimas y de sufrimiento, trabajando programas éticos y de superioridad espiritual, especialmente cuando obtienen energía de ellos. Este es uno de los principales dramas de control que usan las personas para conseguir energía. Pero cuando empiezan a asumir plena responsabilidad por sus vidas y creaciones, y conocen su “merecimiento”, que va más allá de cualquier descripción, y su verdadera esencia, el amor, se liberan de sus ataduras a la ilusión del victimismo.

Yo estoy participando de un Programa de Donación por e-mail que está muy bien diseñado, porque se recibe dinero de manera inmediata de la gente a la que se introduce y, cuando se llega a la cima, gracias a su participación y a que ellos se lo han pasado a otros, se obtiene cuánticamente más al pasar de la 5ª hilera de la pirámide. De esa manera, la inversión inicial te vuelve inmediatamente, y tus beneficios comienzan de manera inmediata. ¡Infinitas bendiciones a quien lo haya diseñado! Y esto se repite una y otra vez, y se puede seguir recibiendo dinero mientras la gente a la que hayas apadrinado lo siga enviando y/o sigas introduciendo gente nueva. Y, por supuesto, se puede seguir participando una y otra vez. Si alguien quiere que se lo envíe, escriban a zakairan@zakairan.com, poniendo en el asunto: Emoney game; también se pueden encontrar esta y otras oportunidades de prosperidad en:
http://www.zakairan.com/Prosperity%20Opportunities.htm.

La belleza de este juego y de otros similares, así como del MLM, es que todos tienen su propia pirámide. Ya me resisto a usar esa palabra, pero sólo por la connotación negativa que se ha tejido en torno a ella. Estas pirámides no tienen nada de malo. La pirámide es probablemente la estructura más ponderosa que hay en la tierra. Facilita la Ascensión. Pero como cualquier otro proyecto poderoso, se la puede usar para el bien o para el mal. Ya sabemos cómo se usa en los negocios típicos. En MLM se la usa para la prosperidad.

(Una pirámide es en realidad un octaedro, 2 pirámides unidas por sus bases. Todas las pirámides que hay por todo el planeta: Egipto, Sudamérica, Australia/Pacífico Sur, China, etc., tienen en realidad otra justamente por debajo del nivel del terreno, ya sea física o etéricamente. Esta geometría es la siguiente en activarse en nuestros cuerpos de luz tras la estrella tetraédrica (en realidad, está contenida en el interior de la estrella tetraédrica, donde los octaedros conforman las puntas de la estrella)… Como puede apreciarse, la mitad superior de esta pirámide doble tiene su punta en la cima, mientras que la mitad inferior apunta hacia abajo, de manera que lo de abajo está arriba. Puede verse que esta estructura es infinita e ilimitada, al igual que todas las estructuras divinas. Crece hacia arriba y hacia abajo. Incluso los pocos que están en la punta están sosteniendo a la mayoría que está en el medio. Y los de la punta están sostenidos por todos los demás. Esa es la verdadera prosperidad).

Pero a diferencia de los negocios típicos, en los que hay una sola pirámide extremadamente limitada por empresa, en el MLM hay un número infinito de pirámides dentro de la pirámide infinitamente enorme que se corresponde con lada uno de los participantes de la empresa, y así estas pirámide puede crecer indefinidamente. Y cada individuo es el ejecutivo de su propia pirámide; su propio negocio; su propio imperio; o familia, dentro de la gran familia. Es un trabajo del alma grupal manifestándose en el planeta a través de un medio, el dinero; cósmicamente, ¿qué tiene esto de sometimiento? Así pues, sólo por unirse a esto, se asciende instantáneamente. Se es coronado instantáneamente Rey o Reina de su imperio. ¿Qué tal esta ascensión instantánea? Y toda persona que esté por encima o por debajo de cualquier otra también es el rey o reina de su propio imperio. ¿Hay algo que sea remotamente parecido a esto en los negocios de hoy en día por alguna parte? ¡Para nada!

Este es un sistema elegantemente diseñado que facilita a todos los seres que pertenezcan a tu “descendencia” la oportunidad de que actúen como bloques de su propia pirámide de la abundancia, de que manifiesten verdaderamente más dinero que tú, porque son ejecutivos de su propia pirámide ascensional de la abundancia, sostenidos por sus propios bloques (dependiendo de lo grande que sea la “pirámide” que creen ellos y de los que estén por debajo de ellos). Así es como se construyeron las pirámides de Egipto, desde la cima hacia abajo. Esa posibilidad no existe ni es posible en la orientación de competencia/carencia/codicia de los negocios típicos. Por eso hay tanta resistencia al comercio multinivel desde los primeros días de su concepción, porque iba en contra de lo establecido. Le daba poder a cualquiera que quisiese adquirirlo y no sólo a la aristocracia.

A través del Comercio en Red, hasta el más humilde destripaterrones puede hacerse rico. Y los planes de compensación de las empresas de MLM de hoy en día son extremadamente generosos (estoy especialmente impresionado con el plan de compensación de OneGroup, cuyos productos son los más innovadores del planeta).

La belleza del éxito del MLM radical en el hecho de que las mismas personas que compran los productos son los que los promocionan. Esta es una de las maneras más eficaces de situar algo en el mercado, el viejo truco del boca a boca. Lejos están los días de la publicidad manipuladora. Sabemos cuando algo es bueno, ¡no somos estúpidos, por Dios! Por eso, naturalmente, se lo decimos a nuestros amigos, y queremos que se vean bendecidos de manera similar por esos productos. Esta es la naturaleza del comercio en red que está facilitando la creación y distribución fácil de los mejores productos del planeta, gracias a los bajos costos que implica poner y mantener el negocio en marcha, distribuyendo los productos directamente. Y el dinero que tradicionalmente habría que haber gastado en publicidad ahora se distribuye entre los seres involucrados en la difusión y promoción de la empresa que está haciendo esa tarea de manera natural.

Otro beneficio del MLM es que los productos se obtienen a precios de costo porque los “intermediarios” (distribuidores, minoristas, publicistas,…), salen de escena (“Nunca compres al por menor, cariño”. - Fran Fine). Otra cosa es que eres propietario de tu propio negocio de manera instantánea, con una inversión mínima de tiempo y dinero y sin los quebraderos de cabeza y el estrés asociado con un negocio típico.

Además, la típica jerarquía asociada con los negocios así es inexistente. En el MLM, cada persona es importante. El éxito de la compañía depende de la implicación de la persona, de la promoción y de su fe en los productos. Por lo tanto, hay alicientes en elaborar productos de buena calidad, a diferencia de las empresas típicas, que utilizan la publicidad y la manipulación para vender cualquier basura de las que fabrican. En el comercio en red, cualquier persona puede “escalar posiciones” en función de la cantidad de dinero que esté generando para la empresa (y para sí mismo), gracias a su propia línea descendente. De esta manera los temporeros, gestores y ejecutivos son una misma persona. ¡El diseño es brillante! Tan brillante que ya puedes graduarte en ello en las escuelas de negocios; la industria MLM está creciendo exponencialmente cada año (y aún más la industria orgánica; las ventas orgánicas actuales en todo el mundo sobrepasan los 50.000 millones de dólares al año).

Vuelvo a repetir, ¿hay algo que se parezca remotamente a esto en alguna parte del mundo actual de los negocios o de las finanzas?

Además es el ejercicio empresarial más responsable y ético del planeta, ya que toda persona sabe lo que está haciendo su empresa. Y conoce todos los productos que están elaborando y lo que éstos contienen. ¿Pueden aspirar a esto los inversores financieros promedio? Todas las personas son responsables de lo que esté sucediendo en la empresa y verdaderamente pueden incidir en sus prácticas, a diferencia de lo que sucede en los negocios típicos. El MLM es la estructura de negocios más ética que hay porque mi éxito depende del tuyo, ya que se asienta sobre la prosperidad de las personas a las que yo haya apadrinado. Y tu éxito depende del mío. Al tiempo que es independiente del de los demás.

En los negocios típicos, la mayoría de las personas se encuentran en una posición de indefensión (hasta los ejecutivos y los altos directivos son esclavos del sistema y de su codicia). Sus ganancias diarias dependen de su participación diaria en hacer lo que la gerencia les ordene que hagan, independientemente de si quieren o no y de que les beneficie a ellos o a otros. Su incidencia creativa es mínima o nula. Sus oportunidades de ascensión también son mínimas debido a la cantidad limitada de puestos elevados y el nivel de competencia implicado. Y sus beneficios y su estabilidad laboral también son mínimos o inexistentes.

Con el MLM, cada persona posee su propio negocio. Cada persona es el obrero, el gerente y el ejecutivo de su propia empresa. Como “obrero”, todos los que están por encima de ti apoyan tu éxito, porque tu éxito es el suyo. Y como ejecutivo de tu imperio, apoyas a todos los que tienes por debajo, porque su éxito es el tuyo. Sobre todo es una situación de ganar-ganar. ¡Brillante!

En la estructura típica negocio/empleo/trabajador, la recuperación de tu inversión suele ser microscópica comparada con la enorme cantidad de tiempo y de esfuerzo que gastas. Tu inversión diaria es máxima (y obligatoria), con una cantidad máxima de tiempo gastado a cambio de un rédito mínimo. En cambio, en comparación, con el MLM tus beneficios pueden ser mucho mayores, si bien a largo plazo, en comparación con la pequeña cantidad de tiempo y esfuerzo invertidos.

El dinero llega sin que tengas que hacer nada directamente para “ganarlo”. El único lugar donde sucede algo parecido es la bolsa. Pero, por supuesto, para jugar a ese juego de dinero tienes que apostar tu dinero para obtener potenciales recompensas dependiendo del éxito de la empresa en la que inviertas. Si la empresa se va a pique, pierdes tu dinero, qué pena, qué lástima… ¿Les suena? Suena como si quisieran decir que jugar juegos de dinero es ilegal o desigual, y que puedes perder tu dinero. Si ese fuera el caso, entonces, cómo ha llegado a considerarse a la bolsa “legal” y “ética”. Y por qué se considera que es ético el interés de los préstamos y de las tarjetas de créditos. Aunque esas mismas personas no tengan capitales en empresas antiéticas o, aun teniendo el suficiente dinero para tenerlos, no quisieran, compran alegremente productos de esas empresas que utilizan la venta del sudoroso trabajo del tercer mundo para producir sus bienes, las mismas que contaminan y que, básicamente, explotan a cualquiera con tal de embolsarse beneficios. Y todo el mundo tiene tarjetas de crédito (Nota: Los intereses por los préstamos se llaman “usura”, y tradicionalmente están prohibidos por muchas religiones incluyendo al Islam y el Judaísmo).

Algunos negocios están reordenando su estructura financiera a partir de la cual los empleados obtienen premios por el éxito de la empresa, funcionando esencialmente en una posición similar a la de la típica estructura empresarial, en la que los inversores obtienen dividendos. Esto hace que su camino serpentee hacia el mundo financiero, haciendo que además se manifieste una mayor prosperidad general en el planeta Tierra. Esto obviamente proporciona más incentivos para que la gente trabaje, ayudando a que los negocios triunfen. Pero la estructura multinivel y multilateral del MLM está aún más orientada hacia la prosperidad.

De manera similar a la conciencia de prosperidad general, se apoya de todo corazón el éxito completo de todos los que están por debajo, no sólo porque se recaudan beneficios financieros de sus esfuerzos, sino porque se desea de corazón que todos triunfen, para que todos encarnen su grandeza y creen abundancia mediante el reconocimiento de su magnificencia y la encarnación de su poder divino.

La estructura financiera actual de los negocios es absolutamente inequitativa: crea que unos tengan y otros no. Crea clases, jerarquía, pobreza y devastación ambiental. Genera competencia y destrucción debido a que el beneficio financiero sólo es posible gracias a la explotación de las personas y de los recursos. En los negocios típicos, eres simple y llanamente un esclavo. Eres propiedad de otra persona o empresa. No posees tu tiempo. Tu supervivencia está a merced de ellos. Y careces de poder. Los sindicatos pretenden que los trabajadores recobren ese poder, poder que ha sido pulverizado por los codiciosos mercaderes. Con el MLM tu tiempo es tuyo, eres tu propio jefe y tienes el poder.

El éxito financiero o en los negocios se alcanza con la maximización de los beneficios de todos los que están en la cumbre, gracias a la minimización de los beneficios de todos los de debajo. A esto se le llama en el mundo de los negocios “respaldo”, o “habilidad para recibir ingresos y beneficios procedentes de los esfuerzos ajenos”. Por consiguiente, existe la “necesidad” de la creación de un tráfico de sudor y del pago de un mínimo por el trabajo, lo cual, por supuesto, es completamente antiético, injusto y desigual, y debería ser ilegal por derecho propio.

La verdadera conciencia de prosperidad sólo existe en una estructura financiera a partir de la cual todos tengan los mismos beneficios y posibilidades de obtener ganancias económicas. Esa es la verdadera definición de la democracia. Pero no vivimos en democracia, sino en una gentuzocracia, en la que la gentuza dominante que está en el poder nos tiene intimidados para que hagamos lo que nos manden (por favor consulten el artículo de Michael Ruiz “La Diferencia entre República y Democracia”):
http://www.glock20.com/Difference_Between_A_Republic_and_A_Democracy.htm

En el MLM (y en los juegos de dinero), cualquiera tiene la misma oportunidad de hacerse tan o más rico que otro. Esto es respaldo real, que sigue significando “habilidad para recibir ingresos y beneficios procedentes de los esfuerzos ajenos” pero, en este caso, no explotándolos sino ayudándolos. Y este es el auténtico respaldo porque se consigue ayudar a los demás con una cantidad mínima de esfuerzo personal.

En los negocios típicos, el respaldo, o habilidad para triunfar depende de que tengas poder y desplaces a la competencia. Eso suele conseguirse creando un producto mejor, nada más. Por eso se usa la publicidad para convencer a la gente de que necesita ese producto y de que es mejor que cualquier otro, lo cual puede o no ser cierto. Cuenta con nuestra falta de conciencia y de autoestima para que compremos el producto más barato o más de moda. Por lo tanto, nuestra orientación a la carencia y a la falta de autoestima se pone al servicio de la explotación de nuestros congéneres humanos.

Autoestima y Comparación

La publicidad es un gran juego a la con-tra (de la con-fianza). La publicidad funciona porque nos comparamos con otros que parecen ser más afortunados que nosotros. Funciona porque la humanidad cree en la mentira de su propia falta de merecimiento. Están manipulados por el brillo y el glamour, por los señuelos del éxito, la belleza y el sexo. Prostituidos por sus miedos y creencias en su propia falta de poder, pobreza, fealdad, en no ser deseables o dignos de amor, todo lo cual son mentiras propagadas y capitalizadas por los adictos al poder desde hace milenios, diseñadas para robarles su energía y su poder, a fin de manipularlos para que pasen todo su tiempo acumulando riquezas, juguetes, personajes y amantes…, en un vano intento de negar, reprimir o resolver los sufrimientos que esos sentimientos les producen. Pero, por supuesto, eso no funciona, porque esos sentimientos de indignidad, de falta de poder, etc. son ilusiones totales. Por lo tanto, lo que están intentando resolver es algo irreal y, al tratar de resolver esos sentimientos, están poniendo en marcha un universo en el que éstos son reales, por lo que ese universo se pone a darles más de ello. No es de extrañar que para la mayoría de las personas sea imposible manifestar abundancia.

Todas estas cosas funestas de las sociedades están vinculadas a esas ilusiones de falta de merecimiento… Toda su orientación a la competitividad, la carencia, la territorialidad, la codicia y el sexo, todo eso brota de esas mentiras y de la estrategia de negación, represión y resolución de esas penalidades. La publicidad las capitaliza al convencernos de que trabajemos, nos esforcemos y luchemos para que seamos “más”; para que no nos sintamos menos; para que no sintamos nuestra “falta de merecimiento”. Y las guerras se libran por esas mismas razones, para demostrar que somos mejores que los demás.

En los negocios orientados a la verdadera prosperidad no hay necesidad de manipulación a través de la publicidad. Lo único que se necesita es ofrecer los productos y, si éstos son buenos, la publicidad de boca en boca se ocupará de que la promoción se haga de manera natural. La publicidad de boca en boca es realizada por personas que hablan de corazón (esperamos), porque verdaderamente sienten que ese producto es beneficioso y así lo merece. Cuando se descubre un buen producto que beneficiaría a cualquiera, deseas de manera natural que los demás lo descubran para su propio beneficio. Por eso los mejores productos para la salud que hay en el Mercado hoy en día no son los que típicamente se venden en las tiendas, sino a través del comercio en red.

Las empresas “reales” de hoy, que son de manera típica las de MLM, venden sus productos por sí mismos, no porque a la gente se le haya lavado el cerebro para que crean que son buenos porque sí. El MLM no se basa en el miedo sino en la confianza. También se tiene la seguridad real de que, al saber lo buenos que son los productos, se tiene la certeza del éxito de la empresa, que asegura tu propio éxito. Con el MLM tienes un negocio propio que apoya y se apoya en los demás. Y además afortunadamente el propio producto también apoya a todos, ambiente incluido. Y las empresas de MLM no tienen que sacrificar la calidad para competir en la guerra de precios de la que participan todas las corporaciones.

En la conciencia de prosperidad no te comparas con los demás porque sabes que creas tu propia realidad. Sabes que tus percepciones de tu ser y de la realidad son lo que crean tu abundancia o la carencia de ella, y que manipular y manosear a los demás o a ti mismo para obtener lo que quieres no crea abundancia sino más carencia.

Con respecto a los restantes seres que parecen tener menos que tú y a los que quisieras ayudar, te respondo lo siguiente, “lo mejor que puedes hacer por los pobres es no ser uno de ellos” (Gracias, Reverendo Ike). Así que puedes abandonar tus percepciones limitadas de que tener dinero o ser rico es, de alguna manera, malvado o corrupto. Piensa en todo el bien que podrías hacer si fueses rico. En la cantidad de gente a la que puedes no sólo donar dinero sino ayudarles a que se ayuden a sí mismos mediante tu apoyo energético y financiero, así como ayudándoles a crear su propia estructura de sustento económico.

Como la vida en la tierra y, en última instancia, en el Universo, mi éxito y el tuyo están entretejidos para siempre. Si tú no prosperas, yo tampoco prospero. Esta es la razón por la que fracasan con frecuencia tantos juegos de dinero, no porque haya ningún fallo en el sistema ni porque no sean éticos de alguna manera; si ese fuese el caso, las empresas de negocios deberían estar fracasando. La razón por la que fracasan es exclusivamente porque la gente por lo general no cree merecer abundancia y entregan su poder a los que les dicen lo que pueden y lo que no pueden hacer con su dinero. En cambio las personas que se meten en MLM y que participan en juegos de dinero, o creen o tienen el deseo de creer que merecen y son capaces de crear prosperidad y abundancia en sus vidas. Están haciendo el esfuerzo de crear cambios para sí mismos y para el planeta tierra. Han hecho una elección. La mayoría de la gente no ha hecho elección alguna, y no elegir es elegir la carencia.

Por supuesto que, principalmente debido a su propia inclinación hacia la carencia, algunas personas capitalizan la estructura financiera del MLM como estrategia para intentar mantenerse fuera de esa trayectoria, estando potencialmente menos interesas en los productos que en el dinero. Su motivación es parecida a la de los que trabajan en empleos fijos. Sin embargo, el resultado es el mismo y hace inevitable un cambio de conciencia. Cuando se cree en algo, el dinero se cuida solo. No me interesa apoyar a ninguna empresa que no se oriente hacia la prosperidad y que no fabrique productos que no sean completamente beneficiosos y orgánicos, independientemente de mis posibles beneficios financieros. Mi vida se basa en ganar mi alma, no en venderla.

Los negocios típicos se orientan hacia la competencia y la territorialidad, su éxito se basa en matar al que se les ponga por delante. Es la mentalidad del cavernícola. Toda la naturaleza de la competencia es tan carente de apoyo para el colectivo que afortunadamente se está haciendo superflua. Todos luchan por escalar hasta la cima, para rebañar su parte de la carroña. En este viejo paradigma, inconscientemente o a veces hasta de manera consciente, para que puedas triunfar no deseas que los demás triunfen. En el MLM tu deseo de ascender no está en ser mayor ni más grande que cualquiera que esté por debajo de ti; lo que más deseas es que todos los que estén por debajo y por encima de ti triunfen, quieres que todos ganen. Esto es conciencia de prosperidad.

En el MLM, la competencia es vana e innecesaria. La territorialidad no existe, ya que el Mercado es global, y no hay que vender los productos directamente. Cuando tu orientación es cualquier otra que no sea el deseo de que los demás incrementen su poder, estás funcionando en una conciencia de competencia/enemistad/conciencia cavernícola. En el mundo de la conciencia de prosperidad, la nueva civilización de luz, amor, cooperación y abundancia que estamos creando, la verdadera riqueza sólo es posible para los que dan poder a los demás. Por lo tanto sólo te embarcas en emprendimientos que apoyen al colectivo y que sean cooperativos. La nueva estructura de negocios para la prosperidad es una verdadera sociedad, en el sentido de lo que deberían ser las sociedades: una entidad singular creada por individuos, todos los cuales apoyan el beneficio colectivo de todo el grupo. Eso es una verdadera sociedad. La nueva sociedad es una humanidad que trabaja/juega (que interactúa) al unísono, en la que nadie se mate por obtener el éxito financiero para que los dueños de la empresa, los ejecutivos y los especuladores reciban las migajas de la mesa.

Participo en algunos sistemas de generación de prosperidad, pero el principal es OneGroup (Grupo Empresario Orgánico y Natural), el PRIMERO del Mundo y la única empresa que certifica al 100% sus Productos Cosméticos y para el Cuidado de la Salud de la Piel, Capilar, Corporal y Dental. Hay muchas empresas de MLM, con muchos productos maravillosos, pero escogí esta porque todos los ingredientes de los productos de ONEGroup no sólo están certificados como orgánicos, sino como enteramente beneficiosos y saludables para nuestros cuerpos. Y sé que están orientados completamente a la cooperación y la prosperidad (su programa de compensación es asombroso), y se preocupan extremadamente por la salud del planeta (donando parte de los ingresos a la Fundación David Suzuki). También la elegí porque todo el mundo usa productos para el cuidado corporal a diario, y la mayor parte de los productos que se suelen encontrar en el mercado son tóxicos. Si les interesa nutrirse física y financieramente mediante este emprendimiento, por favor háganmelo saber. Pueden elegir entre encargar los productos o crear su propia empresa multi-canal. Más adelante encontrarán enlaces a otros sitios generadores de prosperidad.


¡La Prosperidad es su Derecho Divino y su Manera de Ser Natural!

¡Acepten y Honren este Hecho!

¡Están en Abundancia Divina!

¡YO SOY Abundancia Divina!

¡Co-Creen el Cielo en la Tierra!


Bendiciones en su Viaje de Prosperidad Divina,

ZaKaiRan

P.S. Dejen su trabajo ético - adopten el nuevo paradigma – El Juego Ético

Continúa en la 2ª Parte: http://www.zakairan.com/Prosperity%202%20Part%202.htm (en englis)

_______________________________

Earth Ascension Times - http://www.ZaKaiRan.com

¡Hasta el Infinito y Más Allá!