Translate this
Webpage




 


Products for YOUR Health, Wealth and Empowerment!



911 Emergencias – La Paradoja

La vida en el planeta Tierra es una paradoja – por que nos han dado el don del libre albedrío y la habilidad de crear la realidad como los Dioses y Diosas que somos. Tenemos la habilidad de crear un paraíso o un infierno, o cualquier realidad intermedia. Esta es siempre nuestra opción, paraíso o infierno. ¿Qué realidad prefiere crear?.

Este es un ejemplo de mi opción preferida. Durante el tiempo que siguió al 11 de Septiembre del 2001, mientras el resto del mundo se tambaleaba en la manifestación de conciencia infernal, yo estuve experimentando una realidad completamente diferente.

Cada año, durante los últimos cinco, he estado integrado en un grupo de amigos que organizan viajes en un velero con las Ballenas Jorobadas de la Bahía de Hervey, durante su migración hacia el norte y luego de nuevo hacia el sur después que el invierno ha pasado en la Antártica. Cada año en su camino de vuelta desde la Gran Barrera de Arrecifes, nuestros amigos cetáceos convergen en la Bahía de Hervey para juntarse entre ellos, y con nosotros los humanos. Convergen aquí tantas ballenas que nosotros decimos que navegamos en una “sopa de ballenas”. Nosotros vamos a verlas y ellas también vienen a vernos, pues saben que nosotros somos sus hermanos y hermanas. Por supuesto hay también muchos delfines y otras encantadoras criaturas acuáticas ( si estamos lo suficientemente bendecidos para verlas y sentirlas) que incluyen tortugas, vacas marinas, ballenas minke (pequeñas ballenas grises y blanquecinas por su parte inferior, N. del T.)...

Las profundas experiencias que he tenido en estos años son numerosas, y cada año es mejor según abro mi corazón mas y más. Y mi conexión y comunión con las hermosas ballenas ha crecido inmensamente con cada nuevo año, hasta el punto de que puedo llamarlas verdaderamente mis amigas. Y yo sé y siento lo total e incondicionalmente amorosas que ellas son verdaderamente. Ellas han permitido cortésmente el ser sacrificadas por nosotros, y aun así no tienen resentimiento, y se unen con nosotros en paz, amándonos siempre incondicionalmente sin importar nada. Estos viajes siempre son transformadores para la gente según sus corazones y mentes son despertados por los regalos ofrecidos por estos imponentes seres, y viven en el océano en comunión intima y consciente con otros miembros de la familia despiertos. Nunca nadie termina un viaje sin haber sido cambiado completamente.

El 11 de Septiembre, estábamos en medio del viaje, en otra dichosa y excitante semana con estos dóciles gigantes. Sorprendentemente no había otros barcos que pudiéramos ver en la bahía. Simplemente pensamos que como estábamos muy al norte en la bahía todos los otros barcos que observan a las ballenas estarían al sur. Así que saboreamos el tener la bahía para nosotros y navegamos una buena parte del día con tres ballenas muy activas, una de las cuales estuvo horas saltando continuamente. Siempre es asombroso ver a una criatura de seis toneladas impulsarse en el aire y caer luego al agua con un gran chapoteo y es algo raro verlo. Yo muy raramente he visto un salto de ballena, y esta lo estaba haciendo sin parar. Fue realmente maravilloso. Cogí por lo menos tres rollos de película y teníamos un pelotazo.

Después de un tiempo navegamos hacia la punta de la isla Fraser para jugar por la arena. Visitamos las dunas de arena y el faro, y leímos la historia de las familias que vivieron en este remoto puesto y cuidaban este faro en los primeros días de la colonización. Mas tarde volvimos a nuestro barco para navegar alrededor de la isla por la tarde. Finalmente llegamos en la oscuridad (que seria ya de día en USA). El agua estaba completamente en calma, como un cristal. El cielo nocturno estaba sin nubes y lleno de brillantes y claras estrellas. Inmediatamente podíamos oír a los delfines alrededor nuestro, aunque no podíamos verlos por la oscuridad. Echamos el ancla y entonces todos oímos unos curiosos sonidos, entonces nos dimos cuenta de que estábamos oyendo cantos de ballena en el aire. Normalmente puedes oír a las ballenas cantar si buceas unos metros bajo el agua, y a menudo puedes oírlas a través del casco del barco, pero las estábamos oyendo a cielo abierto. Esto fue, como mínimo, absolutamente asombroso.

Entonces oímos un soplido de ballena, teníamos una ballena o varias, alrededor de nuestro barco. La mayor parte de la noche estuvimos rodeados de delfines, (oíamos sus soplidos) y rodeados de bancos de peces. Y a menudo oíamos un soplido de ballena. Y si queríamos mas, podíamos poner el oído en el casco del barco. Pudimos oír cantar a las ballenas toda la noche. Era especialmente fuerte dentro del barco, así que tuvimos serenata de canto de ballena toda la noche mientras dormíamos. La tranquilidad era sublime. La comunión profunda. Fue absolutamente mágico. Fue un puro paraíso. (Mis débiles descripciones no describen acertadamente lo maravilloso que fue, y siempre en comunión con las ballenas, y los delfines, y el océano...) A la mañana siguiente una madre y su cría paso al lado nuestro saliendo de la bahía de vuelta hacia la costa de la Antártica. Nuestra mágica aventura continuaba, todos nosotros felizmente desconocedores de ningún problema en tierra.

Esta fue nuestra experiencia del 11 de Septiembre, un día antes de mi cumpleaños. A menudo hemos bromeado acerca del hecho de que mientras estábamos navegando, el resto del mundo podía estar acabándose y no nos habríamos enterado. Gracias a que no hay noticias de tierra en la radio VHF (son estrictamente para trafico de barcos e informes climáticos). Cuando navegas en el océano, especialmente con las ballenas, la vida de tierra se vuelve un mundo exterior muy, muy lejano, de otra dimensión, otro espacio, otro tiempo. Así que no tuvimos idea de la tragedia que había ocurrido en Nueva York. No nos enteramos hasta días mas tarde. Cuando volví un amigo me dijo en broma que si “unas velas en un pastel no eran suficientes para mí”.

Esta es la paradoja de la vida en el planeta Tierra – tu puedes escoger cualquier realidad que prefieras; hay muchos mundos dentro de un mundo, dentro de “una” realidad. Puedes escoger paraíso, o puedes escoger infierno. Yo personalmente escojo paraíso. Mi experiencia prueba que es posible, no importa lo que cualquiera te diga. El “Paraíso en la Tierra” esta disponible aquí y ahora, todo lo que hace falta para ti y cualquiera aquí y ahora, es decidir que – “!Paraíso en la Tierra es lo que yo quiero, y no me quedare con nada menos que eso!” – y vive esta realidad apasionadamente con el fuego de tu Espíritu Divino.

Yo te ofrezco esta elección con cantidades infinitas de Amor incondicional de ballena y arrumacos de ballena,

¡Co-Crea el Paraíso en la Tierra!


Yo Soy ZaKaiRan

 

(Nota: 911 es el numero de emergencias en USA)

Por favor lea mi articulo, referente al ataque de Nueva York, titulado “Ego Terrorismo” en mi pagina de internet: www.ZaKaiRan.com

Traducido por Luis A. Pérez, (luisperez119@hotmail.com)